¿Qué está pasando en Colombia? Las claves para entender la crisis que vive el país

Colombia vive una de las peores crisis políticas de su historia. La mecha que ha activado las protestas en las calles del país ha sido la reforma tributaria del Gobierno conservador que preside…

Colombia vive una de las peores crisis políticas de su historia. La mecha que ha activado las protestas en las calles del país ha sido la reforma tributaria del Gobierno conservador que preside Iván Duque, que ha terminado por retirar la propuesta por el enorme rechazo social.

Las movilizaciones, que comenzaron en noviembre de 2019 en protesta contra la política económica de Duque, resurgieron con fuerza hace dos semanas después de un paréntesis de más de un año por la pandemia de covid-19, que ha empeorado aún más las expectativas de las familias colombianas.

Según el Departamento Administrativo de Estadística Nacional (DANE), a raíz de la pandemia la pobreza monetaria en Colombia subió el año pasado 6,8 puntos con respecto a 2019 y se situó en el 42,5 %, lo que significa que el número de pobres del país aumentó en 3,6 millones de personas al pasar de 17,4 a 21 millones.

En ese contexto, el ejecutivo colombiano impulsaba una reforma del sistema tributario que afectaba principalmente a la clase media .y los que menos ganan, algo que ha provocado la indignación de gran parte de la sociedad. A las manifestaciones convocadas por los sindicatos se sumó gente de todas las condiciones sociales, un movimiento que no pierde fuerza con el paso de los días.

Visita exprés sin resultados

Duque, por el momento, ya ha visitado Cali, donde se ha presentado por sorpresa para dialogar con los representantes locales de las manifestaciones.

En un principio, Duque no iba a viajar a Cali por motivos de seguridad pero la escalada de tensión de los últimos días ha provocado que el líder colombiano viaje finalmente para dirigir un consejo de seguridad.

Esta ciudad es el epicentro de los choques de las últimas jornadas y es una de las ciudades colombianas más afectadas por el desabastecimiento.

No obstante, la mediación de Duque no ha sido suficiente para desactivar las protestas en Colombia, que seguirán a lo largo de la semana.

Duque mueve ficha

El Gobierno de Colombia ha anunciado que en el segundo semestre del año habrá gratuidad en la matrícula para los estudiantes de educación superior pública de estratos 1, 2 y 3. Además, se estaría trabajando en esta medida acabe siendo una política de estado a partir de 2022.

Esta medida afectaría al 97% de los estudiantes de las universidades públicas colombianas.

“Hemos escuchado el clamor de las familias y los estudiantes. Todos los colombianos tenemos un gran propósito que es poder hacer de esto una política de Estado sostenible y permanente, y en ellos seguiremos trabajando”, dijo Duque en el momento de anunciar esta medida.

Por otra parte, también se iniciará la fase 3 de vacunación contra el coronavirus para dar un empujón a la campaña de inmunización colombiana.

Con estas decisiones se responde a dos de las peticiones del Comité Nacional del Paro para parar las movilizaciones. Sin embargo, estos movimientos por parte de Duque no son suficientes y las manifestaciones seguirán.

Pero la crisis política ha cobrado otra dimensión, después de las imágenes y episodios de violencia policial. La comunidad internacional ha puesto el foco de atención sobre está cuestión y ha condenado el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía durante las manifestaciones de protesta que empezaron el miércoles de la semana pasada y que dejan, hasta ahora, como mínimo 42 muertos, al menos un millar heridos y casi 90 desaparecidos.

En este sentido, la Defensoría del Pueblo de Colombia ha activado la búsqueda de 168 personas desaparecidas por todo el territorio colombiano durante las protestas.

La ONU recordó la semana pasada la importancia de que el Gobierno de Colombia garantice la protesta social y permita las marchas pacíficas, después de que delegados del organismo denunciaran la actuación de la fuerza pública en la ciudad de Cali.

Semanas de movilizaciones en Colombia

La movilización ciudadana no se detiene. El pasado miércoles, que correspondía al octavo día, nuevas protestas al grito de “no más violencia”. La segunda jornada del “paro nacional” estuvo marcada por los velatones, los cacerolazos y los plantones pacíficos en los que los manifestantes elevaron una plegaria en memoria de las víctimas mortales y en rechazo a los excesos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

Sin embargo, se repitieron los disturbios en ciudades como Bogotá, donde vándalos tumbaron las vallas del capitolio y lanzaron piedras a los policías que estaban allí y que dispersaron la protesta con gases; en la caribeña Santa Marta, donde hubo saqueos. En Medellín, hubo enfrentamientos e incluso fue incendiada una estación del sistema de autobuses Metroplús.

La situación más delicada sucedió en Pereira, capital del departamento de Risaralda, donde tres jóvenes fueron heridos de gravedad por disparos de desconocidos en el Viaducto César Gaviria, que une esa ciudad con la vecina Dosquebradas, cuando participaban en una manifestación.

Lucas Villa, que recibió ocho disparos en una protesta pacífica y se convirtió en uno de los símbolos de la lucha colombiana, falleció el pasado martes 11 de mayo a causa de las heridas críticas recibidas por el impacto de las balas.

El manifestante colombiano, que se encontraba en el viaducto, se convierte así en uno de los 42 fallecidos que, por lo menos, dejan las protestas en toda Colombia.

El propio Iván Duque se ha pronunciado en Twitter sobre la muerte de Villa y ha condenado los ataques que sufrieron los manifestantes: “Repito lo que conversé con Mauricio, su padre, que sea esta la oportunidad para unirnos y manifestar nuestro rechazo a la violencia”.

Diálogo sin manifestantes

Más allá de los incidentes, las grandes movilizaciones se celebraron de forma pacífica. Este miércoles, el protagonismo fue para músicos, actores y acróbatas, con diversas expresiones artísticas y culturales para llamar al diálogo, proponer una reflexión y pedir cambios en la política económica y social del Gobierno.

En paralelo, el presidente Duque comenzó el pasado miércoles su “encuentro para avanzar en una agenda sobre lo fundamental”, un diálogo con el busca solucionar el problema que vive Colombia pero al que en su primera jornada no invitó a líderes de los manifestantes ni de la oposición.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *